Autónomo; pensión de jubilación más ingresos por rendimientos de trabajo

Un autónomo, al igual que ocurre con un trabajador por cuenta ajena, cuando se jubila comienza a cobrar una pensión por jubilación.
Según los procedimientos legales establecidos, en España no es posible recibir rendimiento por trabajo una vez se alcanza la jubilación.

Sin embargo la misma Ley establece una serie de circunstancias, o excepciones, en las que sí sería posible este supuesto, es decir, el trabajador autónomo -ya jubilado- podría seguir efectuando diversos trabajos para obtener ganancias extra.

La condición principal estaría supeditada a que dichos ingresos anuales por rendimientos de trabajo no podrían ser superiores al Salario Mínimo Interprofesional, quedando exentos de cotizar por la cotizaciones de la Seguridad Social.

Compatibilizar una pensión de jubilación con seguir ejerciendo una actividad profesional, puede repercutir en un recorte de hasta el 50% de la propia pensión de jubilación

Es importante hacer números y valorar si realmente resulta conveniente el seguir realizando una actividad profesional a la par que se está cobrando una pensión por jubilación.
Indistintamente de cómo sea la jornada laboral, el posible que la cuota mensual por jubilación quede reducida de forma considerable.

Un autónomo jubilado puede obtener el 100% de su jubilación en el caso de tener un empleado a su cargo

Ahora bien, existe una excepción en la que el autónomo podría cobrar su pensión por jubilación al completo a la vez que obtiene ingresos por sus rendimientos de trabajo.
Se trata en este caso cuando el autónomo tiene empleados a su cargo, es decir, trabajado bajo contrato, por lo que se mantendría el 100% de su jubilación siempre y cuando mantenga el contrato del trabajador a su cargo.

Merece la pena continuar con la actividad económica con la jubilación

La respuesta para esta pregunta es muy personal, pues cada individuo presenta su propia circunstancia y, en todo caso, cada persona ha de valorar si es conveniente seguir trabajando durante su jubilación.

No cabe duda que el resultado de una pensión medio y alta no daría lugar a mantener cierta actividad económica, y por tanto no sería necesario completar dicha pensión con aportaciones extras del fruto del trabajo.

Si al autónomo le quedaran unos ingresos demasiado bajos, tal vez en ese caso sí sería interesante mantener una actividad, incluso con algún trabajado a su cargo para evitar algún tipo de reducción de la pensión mensual, por tanto habrá que valorar la situación particular para concluir si merece o no la pena continuar con la actividad económica.

avatar
  Subscribe  
Notify of